Twitter youtube tumblr gmail facebook vimeo instagram pinterest flickr
  963.344.284
Cirugía Laparoscópica  |   Operaciones de vesícula biliar  |   Reflujo Gastroesofágico  |   Cáncer Gástrico  |   Cirugía Laparoscópica en Urgencias  |   Cirugía de la Obesidad Mórbida  |  
Inicio » Laparoscopía » Operaciones de vesícula biliar

Operaciones de vesícula biliar

    El cáncer gástrico,es una enfermedad muy frecuente en nuestro País afecta con mayor frecuencia a los varones con una proporción 2:1, con una edad de aparición máxima entre los 50-80 años, cuando la aparición es por debajo de los 40 años, suele tratarse de tumores muy agresivos. En orden de frecuencia ocupa la cuarta posición en los varones, tras el cáncer de pulmón, próstata y colorrectal, en la mujer es el tumor de mayor incidencia tras el de mama y el colorrectal. 
     
    Se han identificado los siguientes factores de riesgo:tabaco y alcohol, dieta, bajo nivel socioeconómico, factor profesional, ligero predominio sobre el sexo masculino y grupo sanguíneo tipo, A que parece ser un determinante genético del tipo difuso.
     

    CLÍNICA

    Los síntomas son inespecíficos, lo que provoca un retraso en el diagnóstico y que éste sea en estadios avanzados de la enfermedad. 
     
    Los síntomas clínicos más frecuentes son:
     
    1. Pérdida de peso, anorexia, astenia
    2. Dolor epigástrico, que en ocasiones se acompaña de naúseas y vómitos. Sensación de plenitud abdominal
    3. Los tumores de localización cardial provocan disfagia, y en ocasiones la hemorragia disgestiva alta es la primera manifestación
    4. La primera manifestación puede evidenciar la presencia de metástasis a distancia 
     

    DIAGNÓSTICO

    Ante la sospecha de cáncer gástrico han de realizarse las siguientes pruebas complementarias:
     
    1. Determinaciones de laboratorio: suelen ser normales en estadios precoces. En estadios avanzados suele aparecer en el 50% de los casos anemia normocítica por pérdida aguda de sangre o anemia microcítica sideropénica por pérdidas crónicas. Actualmente no existe ningún marcador tumoral con suficiente especificidad y sensibilidad. 
    2. Estudio radiológico con doble contraste de bario: tiene una sensibilidad del 80-90%
    3. Endoscopia: es sin duda el método más fiable. Combinada con la toma de biopsia, al menos 6-8 muestras de diferentes puntos de la lesión, alcanza una precisión diagnóstica del 95%. 
    4. Ecografía endoscópica: permite una evaluación muy precisa del grado de invasión del tumor y de la afectación ganglionar (85-70% respectivamente). Ha de ser una prueba complementaria a la realización de TAC.
    5. TAC abdominal: permite conocer la extensión tumoral a estructuras vecinas y ganglios linfáticos. Sin embargo en un 50% de los casos, en el acto quirúrgico se objetivan metástasis no detectadas por TAC.
    6. Laparoscopía diagnóstica: Que puede aplicarse como diagnóstica y de ampliación de estadiaje.
     
    TRATAMIENTO QUIRURGICO:
     
    La única modalidad potencialmente curativa del cáncer gástrico localizado es la cirugía radical en la que nosotros tenemos buen entrenamiento y gran casuística.
     
    Realizamos cirugía gastrica radical ( Gastrectomías totales o subtotales) con linfadenectomía D2, según la escuela Japonesa.
     
    Estas cirugías se aplican según la localización y tipo de tumor.
     
    En general se realizan por cirugía abierta aunque últimamente la estamos realizando por cirugía laparoscópica.
     
    Todos los casos se realizan laparoscopía exploratoria de inicio, de no ser resecable se evita laparotomías innecesarias
     
    Ningún trabajo ha demostrado de manera concluyente que la utilización de terapias adyuvantes, mejoren la supervivencia del paciente. Sí debemos considerar como indicación de tratamiento adyuvante en estadios precoces, cuando tras la cirugía quedan márgenes microscópicos afectos. 
     

    Tratamiento Paliativo

    Cuando existe enfermedad diseminada, la quimioterapia es el tratamiento de elección. Los protocolos más utilizados son el FAM, FAP( con cisplatino), FAMTX.
     
    Se puede realizar cirugía paliativa con el fín de aportar alivio sintomático, no es necesario ser radical en la intervención.
     
    La radioterapia con carácter paliativo se utiliza para control de hemorragias (se requieren dosis bajas) o para control del dolor (dosis de 40Gy).